Open/Close Menu Una experiencia única en un entorno privilegiado.
nuestra fotógrafa Tere Ortiz
Hoy os queremos presentar a nuestra fotógrafa oficial del Fortí del Rourell,  su nombre es Tere Ortiz.

Os podemos asegurar que estamos muy orgullosos de tenerla en nuestro equipo, es única, sus fotografías tienen expresión, hablan, saben captar el momento, la complicidad de los novios, esas fotos inesperadas que tanto enamoran…. ella está y no está porqué su objetivo es captar la esencia del amor en cada mirada de los novios y vaya si lo consigue.
Hoy os explicamos un poquito de ella…..
¿Puedes conseguir buenas fotos de boda aunque los novios no posen?
 Soy de la opinión de que las mejores fotos surgen cuando los novios no posan. Aparecen –casi como por arte de magia– en esos momentos que la pareja y los invitados viven con tanta intensidad durante el gran día.
¿Realizas fotos de preboda y postboda?
Por supuesto que sí. Es más, considero que ambas son necesarias. La preboda sirve para conocernos mejor y en la postboda, ya sin las prisas y el estrés del día de la boda, se buscan las imágenes más bonitas. A ello contribuye el hecho de que los novios se hallen en el momento álgido de su enamoramiento y, por lo tanto, las emociones se liberen del todo.
¿Cuál es tu estilo como fotógrafa de bodas?
Pretendo conseguir la mayor emotividad posible sin renunciar a la naturalidad. Esa es la esencia de mi trabajo y trato de aplicar ambos conceptos tanto en el reportaje fotográfico de bodas como con las familias y los niños. No me llevo bien con el retoque digital y, de hecho, me incomoda alterar la fisonomía y la piel. Asimismo, no soy nada partidaria de los fotomontajes. Me esfuerzo, en definitiva, por llegar a una sinceridad y autenticidad verdaderas.
¿Por qué te gusta el Fortí del Rourell?
Porque, además de lo espectacular del entorno, sus reminiscencias medievales lo convierten en mágico. Lo cierto es que siempre me ha apasionado el medievo y muchos de mis libros favoritos versan sobre dicha época. Así que cada vez que entro en el Fortí del Rourell me siento conectada con esa parte de la historia.
¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Lo que más me gusta es crear y capturar los momentos más divertidos. Me entusiasma también jugar con la luz y las escenas; ahora bien, en todo momento “ando a la caza” de fotos que me transmitan amor, cariño o diversión. Asimismo, rehúyo de esos encuadres imposibles y carentes de significado por los que apuestan algunos. Desapruebo que en ese legítimo afán por capturar emociones se trate a las familias o a las parejas como objetos inanimados, a la manera de una obra arquitectónica o de un frío catálogo de moda.
¿Las fotografías de boda siempre las haces tú misma o envías a alguien de tu equipo?
Soy yo quien cumple con el encargo directo. Eso no impide que, según las necesidades de los novios, a veces colabore en trabajos externos de fotografía o vídeo.
¿Cuál es tu experiencia en bodas?
No me dedico a la fotografía de bodas por entero. Buena parte de mi experiencia la he adquirido en mis trabajos con familias y niños. Ellos han sido mis mejores maestros en la búsqueda de esa naturalidad que aplico en la fotografía de bodas. Uno de los retos que más me motivan es que esos niños y adultos a los que no les gusta posar se sientan libres y se muestren naturales ante mi cámara. Desde que en 2014 empecé en el ámbito de los reportajes de boda, vengo realizando un promedio de entre diez y quince al año.
¿Te gustaría dedicarte totalmente a reportajes de novios?
No, creo que no me gustaría dedicarme únicamente a la fotografía de bodas. Adoro a los niños y las familias me dan mucho amor. Por eso dudo de que renuncie nunca a fotografiar a los unos y a las otras por muy tentadoras que sean las propuestas vinculadas al ámbito de las bodas. En la variedad está el gusto. Soy del parecer que limitando el número de bodas se logra hacerlas únicas y especiales –y, sobre todo, divertidas–. Además, los novios agradecen que las fotos se entreguen en un plazo de tiempo razonable, que en mi caso es de tres meses. Solo así se puede garantizar un servicio óptimo.
Cuéntanos algo de ti misma
Soy una persona muy inquieta, especialmente en mi quehacer laboral. Cada día trato de aprender algo nuevo, cuanto más diverso mejor. Aborrezco la rutina y la monotonía. Por eso no me gustaría estancarme en un estilo y mucho menos imitar estilos de otros –ni que decir tiene que ese propósito lo hago extensivo a los demás aspectos de mi vida–. Porque me considero una persona muy seria con mi trabajo –y aunque pueda sonar paradójico– busco precisamente que siempre resulte divertido. Solo tras analizar las imágenes que he obtenido y constatar que me cuentan una historia me siento verdaderamente satisfecha con mi labor. Que la gente confíe en mí y agradezca lo que hago constituye un auténtico privilegio. Es asimismo un honor colaborar con el Fortí del Rourell y con aquellas empresas ajenas al ámbito de las bodas que cuentan conmigo cuando necesitan fotógrafo. No puedo estar más agradecida.
Fotógrafa oficial Fortí del Rourell
Divertida y cercana
¡VEN A CONOCERNOS!